Inicio | “La Cuba de Raúl Castro. Reformas económicas, sociales y políticas” | Comentarios

“La Cuba de Raúl Castro. Reformas económicas, sociales y políticas”

06/05/2008 13:39:36

No es para nada envidiable la tarea que le han encomendado a Raúl Castro y a la generación que protagonizó el derrocamiento de la tiranía sangrienta de Fulgencio Batista en 1959. Reorientar el rumbo de una revolución casi mítica por su capacidad de resistencia, es una labor muy compleja si se tiene en cuenta que hay que preservar los logros innegables que ha alcanzado la nación cubana en estos casi 50 años de gobierno, independiente de los dictados del anterior amo yanqui. Sin embargo,  con el paso del tiempo se ha hecho evidente que esos logros ya no son suficientes para cubrir ciertas expectativas de la sociedad cubana,  sociedad que reclama mejores condiciones de vida, al parecer dificiles de alcanzar con el modelo hasta hoy empleado para intentarlo. Difícil responsabilidad  la de este grupo de hombres, que hoy tienen que timonear los destinos del pais, a pesar de las  edades que suman. Tienen que asumir y enfrentarse a una realidad que nos dice que   parte de lo que hoy limita ese mismo desarrollo, es consecuencia de un quehacer que genero una casta burocrática que puede ser la enterradora de su misma obra revolucionaria.

Durante años, el gobierno ha vivido constantemente respondiendo de manera táctica a los ataques del imperio norteamericano. No es noticia  que la guerra económica de los EE.UU. contra Cuba ha sido una constante en su política hacia la isla, desde hace cincuenta años.  Esto trajo, desde casi los inicios de la revolución, una lógica de secretismos por parte de muchos funcionarios del gobierno que estaban relacionados con la defensa del pais,  logica que se fue extendiendo, ramificando  a otras esferas. Y es asi que  paulatinamente se fuera generando un ambiente de misterio sobre el origen de las cosas, que subrepticiamente se podian interpretar como...... es mejor saber poco, y seguir confiando en que las cosas van a marchar bien......  . Y en esta linea de pensamiento,  tambien  se fue generando toda una atmosfera  que fue limitando poco a poco la capacidad de la ciudadanía de controlar a quienes sucesivamente han ocupado cualquier cargo en el aparato del estado y el gobierno.  En este  proceso  se  fue formando nuestra burocracia actual; una burocracia estatal   contra la que tienen que luchar si quieren que la revolución y sus evidentes e incuestionables conquistas perduren. Como conseguirlo. Ahí esta la gran pregunta, pues somos conscientes  de todos los problemas a los que hay que darles respuestas, incluyendo uno no menos importante, cuya solucion aligeraria muchos males, y es que en Cuba se hace necesario  profundizar mas en la implementación de un estado de derecho verdaderamente socialista. El que no se pudo implementar en ninguno de los intentos sociales que se hicieron ni en Europa del Este ni en la antigua Unión Soviética.

En una ocasión leí un escrito, y lo traigo a colacion por el tema que estoy tratando. El articulo   tenia que ver con las campañas que se desarrollan en la isla contra el mosquito Aedes aegipti, transmisor del dengue. El mosquito crece y se desarrolla solo cuando hay condiciones para ello, por eso la guerra contra el dengue no puede ser contra el mosquito, sino contra las condiciones que favorecen su aparición. Lo mismo ocurre con los burócratas. La guerra no puede ni tiene que ser contra ellos, sino contra los mecanismos sociales que hacen posible su existencia y posterior desarrollo aberrante para la sociedad. Desapareciendo estas condiciones, ellos se extinguirán mas temprano que tarde, lo quieran o no. Habría que empezar por tener clara conciencia de que cosa es un funcionario publico. En la ultima Feria del Libro de La Habana se vendió una edición cubana del libro ¨Educación para la ciudadanía¨. Pues el nuevo gobierno presidido por Raúl Castro podria valorar la pertinencia  de hacer una tirada masiva,   para que todo el mundo se enterara de que va el asunto,  y así empezaríamos a ver temblar a nuestra burocracia criolla actual. Creo firmemente que lo que nos falta,  en principio en Cuba, es educación cívica , esa misma de la que tanto se hablo en el ultimo congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, clausurado hace apenas un par de días en La Habana. Esa educación cívica de la que hizo gala ese maestro de la oratoria que es Eusebio Leal, el insigne historiador de la capital cubana, en su intervención en dicho congreso.

Sin entrar a revisar la historia anterior a la ultima crisis iniciada a mediados de los 90, durante todos estos años  se entronizaron grandes desigualdades entre una mayoría que sostenía la nación con su trabajo, y esa nueva casta burocrática. Se  genero un sentimiento de discriminación en buena parte del pueblo mas desfavorecido, frente a las prebendas que esta casta se otorga a si misma.  Un pueblo que, por otro lado, tiene una alto sentido de la dignidad, ganado tras largos años de sacrificios, tanto internos como en múltiples misiones internacionalistas, ya sean de caracter  militar o  civil. Todo cubano sabe que tiene derechos que en otros lugares del mundo les están negados a una inmensa mayoría, principalmente los llamados derechos humanos. Sin embargo, dentro de su propio país,  muchos de sus otros derechos han sido soslayados por esa burocracia estatal, la cual ha intentado convencer al pueblo de que tienen que agradecerles sus diferentes gestiones, en fin, exigen un  estado de agradecimiento hacia ellos, cuando debía ser al revés. Ellos están donde están por el pueblo y para servir al pueblo. Pero la  transformacion de este pensamiento solo se puede alcanzar cuando la ciudadania adquiera un  conocimiento consciente de cuales son sus plenos derechos. Y ese es el papel que tiene que jugar la masiva divulgación del contenido de textos de las características del ya mencionado libro Educación para la ciudadanía. A partir del conocimiento y del adecuado ejercicio de sus derechos,  es que se podrá  presionar y exigir desde abajo,   el ordenamiento social que se necesita dentro de una sociedad verdaderamente socialista,es una forma de evitar el crecimiento de una  burocracia parásita y potencialmente peligrosa para el futuro de la nación. Emprender definitivamente el camino para su disminución y final erradicación. Solo así  el pueblo cubano puedra proponerse alcanzar las formas que entienda sean las mas apropiadas,  para el salto cualitativo que demanda ya la nación cubana.

Propuestas económicas, sociales y políticas podrán haber centenares, miles, pero si se espera que su implementación va a contar con el apoyo de una casta burocrática es casi seguro su mas rotundo fracaso, porque es evidente que burocracia y socialismo son total y completamente excluyentes y antagónicos. Por lo tanto, si el gobierno cubano, ahora liderado por Raúl Castro aspira a darle continuidad al proyecto social cubano, atemperandolo a los nuevos tiempos, va a necesitar obligatoriamente de un pueblo con pleno conocimiento de como ejercer sus derechos ciudadanos para aniquilar al mayor y verdadero enemigo de esa revolución que el, Fidel y su generación iniciaron en 1959.

comentarios Comentarios | Escribir comentario comentarios

Enviar Comentario
Usuario *
Comentario *
Inserta el código que aparece en la imagen en el cuadro de texto --->    
Los campos marcados con * son obligatorios

Otros Blogs

©2007 Astekari Digitala :: Aviso Legal :: Canal RSS